8 de marzo: razones íntimas y globales para la huelga

¡Comparte!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Por Celia Zafra. Periodista. Madre de alumnxs del colegio

Tenía cara de perplejidad. Y lloraba. Había tenido un mal día, me contó. “Todos tenemos malos días de vez en cuando”, le dije. “Pero este ha sido peor que otras veces, mamá, porque no sabía que consolar era delito”, contestó. Viéndolo triste, una compañera de clase lo había abrazado. Él lo agradeció de veras, porque realmente había sido un día de mierda. Y el resto de la clase se rió de ellos. Porque eran un chico y una chica. Porque eran amigos. Porque demostraban ternura en público.

La masculinidad tóxica era esto, pensé, casi tan dolorida como él.

Esta es una más de mis razones para la huelga el 8 de marzo. Quiero una hija con todas las oportunidades para estudiar, crear, trabajar, y un hijo con todas las oportunidades para querer y para demostrarlo sin que eso sea visto como signo de debilidad, como algo que merece mofa. Sin ternura somos bots.

Escribía todo esto mientras esperaba a que comenzara la charla -organizada por el Grupo feminista del distrito de Salamanca- sobre las razones para la huelga del 8M. Porque además de mis razones íntimas, hay otras extendidas, globales, de las que se sostienen en datos. Y los datos hacen llorar tanto como las reacciones anti ternura.

Aquí van algunos:

  • Colgador 1000 Motivos en Metro de Madrid

    Campaña #1000Motivos. Comisión 8M

    ¿Por qué huelga laboral? Por la brecha salarial y la desigualdad de las pensiones (1.175€ de media las de los hombres frente a 754€ las de las mujeres).  Porque en nuestro país, la tasa de paro femenino supera en 4 puntos a la de los hombres. Lo explicó Irene de la Cuerda, del sindicato CGT.

  • ¿Por qué huelga de cuidados? Julia Romón, psicóloga, nos recordó que la naturaleza y los cuidados sostienen el iceberg de nuestro sistema económico. Si nosotras paramos, el iceberg se hunde. Y cuando el cuidado no está redistribuido, nos perdemos a nosotras mismas.

“Este 8M pedimos valorar y dignificar el trabajo de cuidados. Los que están ya remunerados, regularizarlos y sacarlos de la precariedad y reconocerlos socialmente. Poner la vida en el centro del modelo económico. Pedimos corresponsabilidad social de los cuidados”, dijo Julia. Y yo asentí con la cabeza. Solo hay que ver las reuniones del cole, la participación en la AMPA (mucho más M de madre que P de padre).

  • ¿Por qué huelga de consumo? Porque el consumismo en el que se cimenta nuestro modelo económico nos aboca a desear cosas que no necesitamos (¿sabíais que de media cada persona en un país como en nuestro posee 10.000 objetos frente 236 de los indios navajo?). Es un consumo que fomenta el individualismo frente al colectivismo, la competitividad frente a la cooperación, el tener antes que el ser. Justo lo contrario de lo que queremos enseñarle a nuestros hijos e hijas, ¿no? Así lo reflexionaba Charo Morán, bióloga y formadora medioambiental.
  • ¿Por qué huelga estudiantil? Pues por el mundo que les espera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *