La educación afectiva- sexual para el buen trato

¡Comparte!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Desde la Comisión de Diversidad e Igualdad de la AMPA queríamos plantear una actividad dentro del marco del #25N, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Nos preguntamos cómo enfocarlo en el ámbito escolar y de la familia, cuáles eran nuestros temores como madres respecto a la violencia de género, concluyendo que las agresiones sexuales son un riesgo real para nuestras hijas. Por ello quisimos enfocar la charla desde la educación sexual afectiva como herramienta para prevenir las violencias en la infancia y fomentar los buenos tratos. Así ,el  jueves 21 de noviembre, un grupo de mamás y papás asistimos a la charla de la sexóloga Violeta Buckcley de la cooperativa @PandoraMirabilia. En su experiencia como formadora es consciente de la importancia de que las familias podamos conocer más sobre la educación afectiva-sexual y cómo dirigirla al bienestar y el buen trato.

Con una bonita y colorida vulva de tela se enseñan las partes del genital femenino, se describe el clítoris ( ya reconocido en los libros de texto)  y con él la importancia del placer. Para el genital masculino muestra con mucho humor una espada láser, para visibilizar las difíciles expectativas a la que se enfrentan los jóvenes con esa imaginería de gran virilidad, que genera frustración e inseguridad, cuando es más creativo y liberador compararlo con un suave pincel multiusos. La conversación siempre aborda la importancia del autoconocimiento, la aceptación del propio cuerpo reconociendo toda la diversidad que existe y, por supuesto , el permiso y el consentimiento cuando se trata de experiencias compartidas.

El cuerpo en su globalidad es un mapa erótico .Los sentidos nos transmiten sensaciones placenteras a través del tacto, los olores, los sabores, los sonidos…  Sin embargo, es común privarse de disfrutar de esa globalidad porque el placer se enfoca en los órganos sexuales, especialmente en los chicos. Por el contrario las chicas tienen mayor desconocimiento sobre sus propios genitales. Es importante educar desde pequeños fomentando en cada cual aquello de lo que más se carece, tanto la sensibilidad de las caricias como autodescubrir con respeto el placer genital , siempre incidiendo en la importancia de preservar la intimidad para empezar a enseñarles a poner los límites adecuados. 

Además según se crece y con los cambios de la pubertad, la aceptación del propio cuerpo no es tarea fácil, debido a los limitantes cánones de belleza que refleja la sociedad. El cuerpo de la mujer sigue siendo tratado como objeto y cada vez más también el del hombre. Con esos referentes estereotipados de la publicidad, el cine, los dibujos animados, ¡las muñecas!,… es fundamental dialogar sobre en qué valores es realmente importante basarse para gustarse y deconstruir los roles de género e ideales culturales.  

Todo aprendizaje implica poder expresar aquello que se conoce. Conectar con nuestras emociones es fundamental para poder conocer quiénes y cómo somos, pero no es menos importante poder transmitir aquello que sentimos: lo que gusta, lo que desagrada, inquietudes y preocupaciones…. Tener la capacidad de expresar y además la confianza y la libertad para hablarlo. Violeta nos confesaba que a lo largo de los años de dar esta formación siempre detectaba la soledad de los chicos y chicas respecto a su sexualidad. Sentimientos de vergüenza, inseguridad y desconocimiento dificultan el desarrollo de  una sexualidad plena. Favorecer espacios para hablar entre la familia, entre los jóvenes y entre nosotros los adultos, por supuesto, ayuda a la prevención de actitudes de riesgo.

Si los sentimientos son puntos cardinales de una brújula, el placer sería el norte. Identificar las cosas que nos gustan es clave para sentirnos y tratarnos bien. El placer es un motor de acción en este y en otros aspectos de la vida , que con la premisa del respeto a todas las personas y por su puesto a uno mismo, hace posible que podamos desarrollarnos hacia quienes queremos ser y aportar lo mejor de nosotros mismas al mundo. 

La sexualidad nos acompaña desde que nacemos hasta que nos morimos. Conocer toda la amplitud que abarca es fundamental para comprendernos tanto de manera individual como colectiva. Es una función vital y por tanto es importante que nos sintamos bien con ella así como enseñar a nuestros hijos a que elijan como vivirla desde el conocimiento, el cuidado y el respeto , hacia sí mismos y hacia los demás.

Por último añadir, que como adultos, muchas veces nos faltan guías y apoyo para poder acompañar en este desarrollo. A continuación os ofrecemos un listado de libros interesantes que tratan el tema de la sexualidad para diferentes edades:

  • 1,2,3…¡ Culos ! de Annika Leone. Ed. Gato Sueco 2019 (+ 3 años)
  • Tu cuerpo es tu tesoro de Margarita García Marqués. Fundación ASPASI, Ed. Ardilla 2018 (+3 años)
  • ¡Mamá puso un huevo! de Peter Mayle. Ed. Maeva young 1998 (+ 3 años)
  • Sexo es una palabra divertida de Cory Silverberg y Fiona Smith. ed. Bellaterra 2019. (+ 7 años)
  • Cuéntamelo todo de Katharina von der Garten ed. Takatuka 2016. (+7  años)
  • El libro rojo de las niñas de Cristina Romero. Ed. Ob Stare 2017 ( +9 años)
  • ¿Qué me está pasando? de Arthur Robis. Ed. Maeva 2013 (+9 años)
  • La sexualidad y los adolescentes de Miguel Álvarez 2012 (+12 años)

Actividad subvencionada:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *